El cannabis puede reducir convulsiones

La revista digital The Huffington post el Dr. David Bearman publicó un artículo sobre la interacción de los cannabinoides y el funcionamiento neuronal, más específico, las convulsiones

Comienza explicando que todos los mamíferos, incluidos los humanos, incorporan ontológicamente el viejo cerebro reptiliano (cerebro medio), que es responsable de la mayoría de nuestras emociones primitivas y es importante para nuestra supervivencia. Cuando el cerebro medio está sobre estimulado, toma parte del control, lo que hace que los humanos se actúen más como reptiles y menos como personas.

El término “reptiliano” se refiere a la función cerebral primitiva e instintiva. Estas funciones son compartidas por todos los reptiles y mamíferos, incluidos los humanos, y proporcionan el más poderoso y más antiguo de los mecanismos de afrontamiento de nuestro cerebro, lo que a menudo se describe como la respuesta de “lucha o huida”. El cerebro reptiliano ve las cosas en blanco y negro y nos hace actuar primero y pensar más tarde. Si bien esto a menudo puede causar problemas, sin nuestras funciones cerebrales reptiles no podríamos estar vivos.

Se sugiere que en los humanos el cerebro reptiliano es importante en la expresión del comportamiento obsesivo-compulsivo; Rituales cotidianos personales, actos supersticiosos; conformidad servil a viejas formas de hacer las cosas; recreaciones ceremoniales y todo tipo de engaño.

El setenta por ciento del cerebro humano está ahí para frenar o modular el otro 30 por ciento. Esta modulación está mediada por un complejo sistema de interruptores neuroquímicos y eléctricos. Demasiadas señales neuronales que van demasiado rápido casi seguramente desempeñan un papel importante en las causas del trastorno bipolar, el trastorno por estrés postraumático, ADD / ADHD, el trastorno convulsivo, las migrañas, el trastorno de ira explosiva y el síndrome del intestino irritable, por nombrar algunos.

Nuestro pensamiento puede verse alterado si demasiadas señales neuronales, al ir demasiado rápido, llegan al cerebro. Esto puede abrumar al cerebro y dificultar la concentración o el enfoque en cualquier idea o proyecto. Así que, incorporados en el cerebro, tenemos mecanismos para marcar y reducir la velocidad de la neurotransmisión.

Después el doctor explica la interacción del sistema endocannabinoide con el cuerpo y es sistema nervioso.

Uno de estos mecanismos utiliza el sistema endocannabinoide (SEC) que se encuentra en todos los cuerpos humanos. El SEC se encuentra en los sistemas nerviosos central y periférico y regula las funciones esenciales del cerebro / cuerpo como el dolor, el estado de ánimo, la digestión, el sueño y el apetito. Debido a que los humanos también obtienen cannabinoides de la planta de cannabis, el uso de cannabis puede restringir el cerebro reptiliano en el tratamiento de afecciones neurológicas.

El sistema endocannabinoide es crítico para la neuromodulación y la homeostasis. Funciona por un mecanismo llamado inhibición retrógrada. Según la profesora de la UCI, Danielle Piomelli, Ph.D., es probable que las personas con TDA tengan una deficiencia de endocanabinoides.

Los nervios se comunican entre sí enviando señales a través de las sinapsis entre ellos yendo solo en una dirección. El sistema endocannabinoide representa un mecanismo por el cual las neuronas van en ambas direcciones, en realidad se comunican hacia atrás a través de las sinapsis para modular/disminuir sus entradas. Esto es importante porque cuando el cuerpo está estresado por demasiadas señales, como en las convulsiones, libera dopamina para calmarse. Si hay una deficiencia de cannabinoides, la liberación normal se ralentiza porque la liberación de dopamina despolariza el nervio, lo que dificulta la estimulación. El aumento de la dopamina libre liberada por los cannabinoides, debido a esta inhibición retrógrada, impide que el cerebro sea inundado por estímulos internos y externos.

Los receptores cannabinoides se localizan conjuntamente con los receptores de dopamina, lo que sugiere que los cannabinoides afectan la liberación de dopamina. Esto probablemente influye en las neuronas para despolarizar, lo que dificulta su estimulación. Con menos entradas a los centros superiores de pensamiento y con la entrada neuronal más lenta, hace que sea mucho más fácil para el paciente enfocar y procesar estos pensamientos. Además, cuando alguien tiene un trastorno convulsivo, la ralentización del proceso por el aumento de la disponibilidad de dopamina posible gracias a los cannabinoides introducidos en el cuerpo desde la planta de cannabis, reduce tanto la intensidad como la frecuencia de las convulsiones.

El cerebro no está completamente desarrollado al nacer. Terminamos nuestro cableado neuronal en el mundo. Si los cerebros no terminaran su desarrollo fuera del útero, la cabeza de un bebé no pasaría por el canal de parto. El desarrollo del cerebro se ha completado en un 90 por ciento a los tres años, pero continúa hasta mediados de los años veinte.

Entonces, aunque sabemos que el cannabis puede aliviar las condiciones causadas por el cerebro reptiliano, ¿esto tiene un impacto adverso? Algunos sugieren que el consumo de cannabis antes de que el cerebro se desarrolle por completo puede afectar negativamente ese desarrollo. En la actualidad no hay ninguna investigación o evidencia epidemiológica para apoyar esa especulación.

Después de todo, los cannabinoides están presentes en nuestros cuerpos desde el nacimiento, y los cannabinoides, ya sean endógenos (producidos en nuestros cuerpos) o exógenos (introducidos en nuestros cuerpos) funcionan al estimular o bloquear los sitios de receptores CB1 y/o CB2 en todo el cuerpo.

Para leer el artículo original pulse aquí.

es_MXES