Cada vez es más frecuente el interés de los padres por saber si el cannabis medicinal podría ayudar a sus hijos con alguna condición neurológica diferente a la epilepsia, siendo los Trastornos del Espectro Autista (TEA) en los que existe un mayor interés, expectativas y potencial terapéutico debido a los beneficios observados de manera anecdótica por los padres que han decidido utilizar esta planta y por los recientes estudios científicos que se han publicado. En el presente artículo te explicaremos de manera breve y clara lo que se conoce hasta la fecha en este tema.

De un tiempo para acá el termino Autismo se encuentra en desuso, en la actualidad se reconocen como TEA a los diferentes padecimientos que comparten los mismos síntomas núcleo o fundamentales: 1) Deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social. 2) Patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades. El 1% de la población mundial vive con este trastorno en una proporción de 4 hombres por 1 mujer.

Además de los síntomas núcleo, tenemos los llamados síntomas asociados al TEA, que se pueden presentar en diferente intensidad, he aquí nuestro tema de interés, es en los síntomas asociados donde podemos observar que el sistema endocannabinoide está alterado y donde el cannabidiol puede convertirse en un gran apoyo para su tratamiento.

A mediados del 2018, investigadores israelitas publicaron un artículo donde sugieren que el cannabidiol podría ser útil en el tratamiento del TEA, en el artículo se hace mención de que las personas con este padecimiento tienen un bajo nivel de anandamida,  el primer endocannabinoide en ser descrito, esta molécula regula entre otras cosas los patrones de sueño y el apetito frecuentemente alterados en las personas con TEA, además, sugieren que el cannabidiol podría ayudar por sus propiedades ya conocidas como ansiolítico y antipsicótico, con ello, se pueden disminuir los episodios de autoagresión, también menciona que podría ayudar a reducir las conductas adictivas y en general a tener mejoras cognitivas, otro dato importante es que el 20% de las personas con TEA presentan crisis convulsivas donde el cannabidiol es una magnifica opción de tratamiento.

También en 2018, pero a final de año se publicó otro estudio  donde se probó ahora si con niños en un rango de entre 8 y 15 años donde se les administró aceite de cannabis rico en cannabidiol por 9 meses, los resultados son muy alentadores, el 61% reportó “mucha mejoría” en problemas de comportamiento, el 39% tubo mejoras en la ansiedad, el 47% tubo mejoría en la comunicación, el 33% disminuyó su medicación, el 24% dejó de recibir medicación, el 51% no presento efectos secundarios, hubo un 0% de efectos adversos graves y sólo un caso presentó un cuadro psicótico atribuible a que utilizaba el aceite de cannabis como monoterapia e intentaron aumentar la cantidad de THC para ver si esto lo ayudaba y sólo logró empeorarlo, sin embargo esto no fue considerado un efecto adverso grave ya que es una complicación propia del TEA.

Si tiene algún familiar que padece un Trastorno del Espectro Autista y le gustaría incorporar el cannabidiol en su dieta le recomendamos consultarlo con un especialista para recibir las indicaciones adecuadas.

en_USEN