Javier nació el 24 de noviembre de 2018, fue un embarazo normal y un bebé muy esperado en una familia de mujeres. Rompí fuente y los médicos encargados de mi ese día decidieron hacerme esperar muchas horas, después de un parto muy doloroso en todo sentido nació Javier, su piel tenía tono morado, estaba hecho del baño y su llanto débil. Salí de la clínica sin él ya que debía permanecer en cuneros, después de 8 días nos fuimos a casa.

Todo era normal hasta los 3 meses que convulsionó por primera vez, salí a la calle con él en brazos para buscar ayuda, de ahí en adelante todo cambió. Vinieron más convulsiones, tratamientos fallidos y días de tenerlo internado con diagnóstico de epilepsia de difícil control y estábamos preocupados, pero saldríamos adelante con ello. Tiempo después a sus 6 meses de edad llegó a nuestra vida un nuevo tipo de convulsión, al principio parecía inofensivo, tanto que parecía que Javi se asustaba mucho y después de un par de ocasiones que noté dichos movimientos supe que algo andaba mal.

Un nuevo diagnóstico llegó ¡Síndrome de West! Fue el inicio de una nueva vida para nuestra familia, un proceso sumamente difícil y doloroso ya que ese diagnóstico con el tiempo hacia que Javi no fuera el mismo, dejo de reír, de sentarse, de llorar y estaba logrando que no moviera su brazo derecho, cambio nuestra vida y se llevó una parte de Javier. Durante ese diagnóstico me dediqué a investigar y así fue como di con CBD de la marca RH OIL, con el apoyo de los neurólogos encargados de Javi fue que lo incorporamos a su tratamiento.

Fue un tiempo de espera de poco a poco el control de espasmos llegó, no volvió y no volverá jamás con el favor de Dios. Estoy muy agradecida por qué el CBD regreso a nuestro hogar la felicidad al ver a Javier mejorar, Claro está, que ha sido una lucha en conjunto con sus demás medicamentos, pero después de tomar 6 ahora solo tenemos 2 y Javier se mantiene estable y principalmente libre de crisis, es un niño feliz y maravilloso. Actualmente Javi tiene 2 años 8 meses, aún no camina ni habla, pero con la ayuda de terapias nuestro camino ha mejorado, el gatea, se pone de pie, da pasos con ayuda, ríe, dice papá, algunas sílabas y juega con su hermana Danna de 7 años. Llevamos casi 2 años sin espasmos y 1 año 4 meses sin convulsiones epilépticas, siempre que puedo recomiendo a demás papás incluir CBD, vale mucho la pena intentar cuando notas resultados tan notorios.

Doy gracias a los neurólogos Dr. Cristóbal Valdez, al Dr. Carlos Montes por ayudar a mi hijo, al personal de CRIT Baja California Sur por ser quienes nos impulsar y reciben cada día con los brazos abiertos, a la Fundación Por Grace por ser un apoyo fundamental en la vida de muchas familias. Gracias a Dios principalmente porque puso en nuestro camino las personas correctas para buscar la recuperación de Javiercito, gracias a mi familia y a quienes han estado presentes.

 

¡Gracias de todo corazón!