Si bien la inflamación es una parte esencial de la respuesta inmune del cuerpo, cuando se convierte en crónica puede hacer más daño que bien. La inflamación crónica ocurre cuando el sistema inmune ataca por error a las células sanas de su cuerpo. En muchos casos, la inflamación crónica puede conducir a varias enfermedades y afecciones, incluida la artritis reumatoide e incluso algunos tipos de cáncer.

Algunos estudios han encontrado que los cannabinoides son agentes antiinflamatorios altamente efectivos. Los cannabinoides pueden provocar sus efectos antiinflamatorios mediante la interacción con el sistema endocannabinoide del cuerpo, una red reguladora responsable de mantener en equilibrio una amplia gama de funciones del cuerpo, incluido el sistema inmune.

Una visión general de la inflamación

La inflamación es un mecanismo de defensa en el cuerpo. Tan pronto el sistema inmune reconoce células dañadas, patógenos, irritantes causados por infecciones, heridas, daño tisular, envía glóbulos blancos a esa área para comenzar el proceso de curación. El propósito de la inflamación es eliminar el tejido o las células dañadas e iniciar la reparación de los tejidos.

La inflamación prolongada, conocida como inflamación crónica, es causada por una disfunción en el sistema inmune. En lugar de responder al tejido dañado, el sistema inmune desencadena una respuesta inflamatoria y reacciona como si los tejidos estuvieran infectados o fueran anormales aun cuando no hay invasores extraños o tejidos dañados. Como resultado, el cuerpo causa daño a sus propios tejidos.

Esta inflamación crónica puede conducir al desarrollo de trastornos autoinmunes. Algunas de las enfermedades que están asociadas con la inflamación incluyen:

  • Artritis Reumatoide
  • Artritis psoriásica
  • Enfermedad de Crohn y enfermedad inflamatoria intestinal
  • Aterosclerosis
  • Lupus
  • La enfermedad de Graves
  • Enfermedad de célula falciforme
  • Algunos cánceres

La inflamación crónica también puede afectar los principales órganos del cuerpo. La inflamación del corazón, llamada miocarditis, puede causar dificultad para respirar o retención de líquidos. La inflamación de los riñones, una afección llamada nefritis, puede causar presión arterial alta o insuficiencia renal.

¿Pueden los cannabinoides reducir la inflamación? Esto es lo que dice la investigación

La evidencia hasta el momento indica que los cannabinoides son efectivos para reducir la inflamación crónica y para reducir el dolor asociado con estas enfermedades.

Los cannabinoides son una clase de compuestos químicos activos producidos por plantas de cannabis, incluido el cáñamo. De los más de 100 cannabinoides hasta ahora identificados en el cannabis, los más abundantes incluyen el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC).

Estos compuestos derivados del cannabis actúan sobre los receptores cannabinoides ubicados en las células como parte del sistema endocannabinoide, una red reguladora encargada de mantener sus funciones en equilibrio. Al interactuar con los receptores cannabinoides (CB1 y CB2), los cannabinoides pueden alterar la liberación de neurotransmisores en el cerebro.

Los primeros estudios han indicado que la interacción de los cannabinoides con los receptores cannabinoides han demostrado eficacia para ayudar a regular la función adecuada del sistema inmune y, posteriormente, suprimir la inflamación relacionada con una variedad de condiciones.

Los cannabinoides son potentes agentes antiinflamatorios y ejercen sus efectos a través de:

  • Inducir la apoptosis
  • Disminuir la excitotoxicidad
  • Mejorando la vasodilatación
  • Disminuyendo la liberación de mediadores proinflamatorios
  • Inhibir la proliferación celular
  • Suprimir la producción de citocinas
  • Inducir a las células T reguladoras

En un estudio, un cannabinoide redujo efectivamente el desarrollo de la aterosclerosis. Otro descubrió que los cannabinoides son beneficiosos para reducir la inflamación de las vías respiratorias ocasionadas por el virus de la gripe.

Los datos de ensayos clínicos también han encontrado que los cannabinoides derivados del cannabis ayudan a prevenir los brotes de psoriasis, específicamente al actuar sobre los receptores CB2 del sistema endocannabinoide.

Se ha encontrado que los receptores cannabinoides están presentes en la membrana sinovial de las articulaciones, lo que sugiere que la administración de cannabinoides podría ser beneficiosa para tratar la inflamación asociada con la artritis reumatoide.

Si bien el dolor es un síntoma común de muchas enfermedades inflamatorias crónicas, los cannabinoides pueden ayudar a reducir el dolor asociado con la inflamación al interactuar con los receptores CB1 y CB2 del sistema endocannabinoide.

Aprenda más de la investigación sobre los cannabinoides

Puede obtener más información sobre lo que la investigación ha aprendido hasta ahora sobre el potencial de los cannabinoides como el CBD al visitar nuestra página sobre estudios.

es_MXES